viernes, 2 de agosto de 2019

Poeta sonoro





En la redonda 
encrucijada, 
seis doncellas 
bailan. 
Tres de carne 
y tres de plata. 
Los sueños de ayer las buscan 
pero las tiene abrazadas, 
un Polifemo de oro. 
¡La guitarra! 


Federico García Lorca.


            La preciosa Sala de la Galera del Alcázar de Segovia acogió el espectacular concierto del guitarrista Pavel Steidl dentro de la sección En Abierto del MUSEG. Considerado uno de los mejores guitarristas del mundo y una de las máximas autoridades en la interpretación del delicadísimo repertorio romántico en instrumentos de época, su actuación fue un continuo ejercicio de alarde técnico, sensibilidad y fascinación sonora.

            A lo largo de todo el concierto el guitarrista checo demostró ser un singular poeta sonoro, tanto en la exquisita sonoridad de la guitarra romántica con la que abordó obras de Johann Kaspar Mertz, Niccoló Paganini y Mauro Giuliani, como en el instrumento moderno con el que creó maravillas en las composiciones propias o de autores como Federico Moreno Torroba, Philip Houghton y Jana Obrovska.

            Aunque poco conocida por el gran público, la obra guitarrística del siglo XIX es una continua fuente de belleza y sorpresas. Perteneciente a una pléyade de virtuosos intérpretes -en muchas ocasiones multiinstrumentistas- no puede dejar de apreciarse en ella la influencia pianística; pero dada la limitación de volumen de la guitarra, el mérito de aquellos compositores estuvo en ser capaces de zambullirse en  un especial microcosmos sonoro en el que la sutileza, el efecto o la redondez tímbrica dan la mano a un virtuoso desarrollo armónico y contrapuntístico para crear un estilo propio, inconfundible y capaz de emular cualquier proeza técnica propia del piano o el violín.  

            Pavel Steidl se desenvolvió como pez en el agua en este repertorio, sus asombrosas capacidades para revestir cada nota de un color especial, de modelar el desarrollo de cada frase creando un detallado discurso en constante renovación, en el que siempre hay lugares para la sorpresa, la meditación, el humor, la contundencia... o esa rara habilidad de estructurar a través del silencio, hacen que su audición se convierta en una experiencia única difícil de olvidar.    

            La segunda parte, ya con un instrumento moderno, transitó por los mismos senderos de frondosa musicalidad referidos en el párrafo anterior, si bien hay que reconocer que en las piezas de Moreno Torroba la necesidad de adaptación al nuevo instrumento restó frescura. Sin embargo, las tres obras finales de Houghton, Obrovska y del propio Steidl, en un lenguaje contemporáneo de emoción creciente, plagado de efectos y técnicas novedosas sirvieron para que el guitarrista construyera su apabullante exhibición musical. Exhibición que tuvo prolongación en la propina con la que Pavel Steidl agradeció los calurosos aplausos del público que llenó la Sala de la Galera para escuchar a un poeta en la redonda encrucijada.    
               
           

Luis Hidalgo Martín



MUSEG - 44 Festival Musical de Segovia
En Abierto
Pavel Steidl, guitarra romántica y clásica
Obras de Mertz, Paganini, Giuliani, Moreno Torroba, Houghton, Obrovska y Steidl
Sala de la Galera, Alcázar de Segovia





Johann Kaspar Mertz
(1806-1856)


Niccoló Paganini
(1782-1840)


Mauro Giuliani
(1781-1829)


Federico Moreno Torroba
(1891-1982)


Philip Houghton
(1954-2017)


Jana Obrovska
(1930-1987)



lunes, 29 de julio de 2019

Merecido Homenaje




            No quiso comenzar la Semana de Música de Cámara sin rendir merecido homenaje al que hace cincuenta años fuera su fundador, Francisco de Paula Rodríguez. Pieza imprescindible en el panorama musical segoviano, fue el primero en advertir las grandes posibilidades musicales de la ciudad y pese a las dificultades del momento consiguió crear un ciclo que sigue siendo insignia de la ciudad y que junto al Festival Internacional, también fundado por de Paula, son el germen del actual MUSEG y modelo de buena parte de los festivales y ciclos veraniegos de la provincia. Justo es reconocer y poner en valor la figura, no siempre bien apreciada, de Francisco de Paula y nada mejor para ello que dedicarle el concierto inicial del que seguramente fuera su ciclo más querido.

            Tras las palabras de la alcaldesa y la emotiva intervención de una hija del ya desaparecido promotor segoviano comenzó el concierto del violinista Juan Llinares, la violonchelista Hilary E. Fielding y la pianista Alisa Labzina. Ante un numeroso público, que casi llenaba la iglesia de San Juan de los Caballeros, el trío ofreció un bello programa con obras de Sergei Rachmaninov, Astor Piazzolla y Johannes Brahms.

            Aprovechando la mágnífica acústica de la iglesia que desde hace años es sede habitual de la Semana de Cámara, los intérpretes consiguieron una sonoridad redonda y muy equilibrada que marcó todas las obras del concierto. El tono lastimero, casi funerario, como no podía ser menos, del Trío Elegiaco de Rachmaninov pareció inundar todo el desarrollo de la primera parte y si bien fue conveniente para la tristura de la música del compositor ruso,  incluso para Oblivion de Piazzolla (una pieza que recrea la tristeza del olvido),  no lo fue tanto para Libertango del genial argentino, que resultó correcta en la rítmica, bien acentuada pero plana en dinámica, corta en pasión y lejos del estilo libertario que propugna.   

            La segunda parte estuvo dedicada al Trío nº 1 en si mayor Op.8 de Brahms. Música en mayúsculas, como toda la producción camerística del gran alemán, sirvió para que la agrupación encontrase su mejor momento interpretativo. Precioso el arranque inicial en el chelo, bien desarrollada la contraposición temática del Scherzo así como el juego de texturas del tercer tiempo o la fuerza expresiva del Finale.

            A pesar de los reiterados aplausos faltó el agradecimento  expresado en una propina que seguramente hubiera sido muy bien acogida por el público.   
   
               

           

Luis Hidalgo Martín



MUSEG - 44 Festival Musical de Segovia
50 Semana de Música de Cámara
Juan Llinares, violín
Hilary E. Fielding, violonchelo
Alisa Labzina, piano
Obras de Rachmaninov, Piazzolla y Brahms
San Juan de los Caballeros





Sergei Rachmaninov
(1873-1943)



Astor Piazzolla
(1921-1992)



Johannes Brahms
(1833-1897)






San Juan de los Caballeros. Segovia


lunes, 22 de julio de 2019

Badi Assad - Baño beatífico





            En medio del tórrido estío que venimos padeciendo, escuchar a Badi Assad en la verde pradera de San Marcos fue como un beatífico baño en aguas frescas y reparadoras. La actuación de la genial cantante, guitarrista y compositora brasileña,  en la sección En Abierto del MUSEG, fue un magnífico regalo que marcó un momento culminante en la actividad de este festival en su edición número cuarenta y cuatro.

            Poco nuevo puede decirse de una artista aclamada internacionalmente como una de las más innovadoras figuras creativas del arte sonoro. Difícil de clasificar su obra en un género determinado, cabe señalar que partiendo de elementos y formas características de la música brasileña trasciende hacia un lenguaje universal, multiétnico, donde tradición y vanguardia se dan la mano para crear un auténtico monumento a la belleza y la emoción.

            Hermana de Sergio y Odair Assad -figuras sagradas en cualquier templo guitarrístico mundial- a los que tuvimos el privilegio de escuchar en un memorable concierto en nuestro Teatro Juan Bravo hace cerca de treinta años, Badi hereda de sus mayores la fascinación guitarrística, la exuberancia sonora, la complejidad armónica y un virtuosismo pleno en las seis cuerdas a las que une una voz capaz de crear auténticos prodigios mediante el manejo de tesituras dispersas, onomatopeyas, técnica difónica, modulaciones tímbricas y toda clase de recursos que uno pueda imaginar, siempre en aras de una absoluta coherencia formal y expresiva.
           
            Impresiona pensar cómo con tan solo una guitarra y una garganta Badi Assad es capaz de ofrecer tanta música. Sus versiones de temas de Björk, Lenine o Chico Buarque mostraron la gran capacidad transformadora de la artista que mediante la fusión de elementos, a veces dispares, consiguió crear una expresión absolutamente personal que alcanzó un momento mágico en Ponta de Areia de Milton Nascimento, con un hipnótico arpegio de armónicos en la guitarra envolviendo un hechizado canto de belleza inmaculada. Sublime.
            Pero seguramente fue en las composiciones propias donde Badi Assad mostró porqué es considerada una de las artistas más innovadoras, singulares y trascendentales de la música actual. En sus creaciones la experimentación parece no tener fin, la novedad es constante y el talento explota creando un universo propio, bello, fascinante en fuerza, color y vitalidad.
            El optimismo a raudales de Entrelaçar, la explosión telúrica de Waves o el impresionante alarde de la improvisación de percusión corporal ofrecida como propina marcaron momentos que merecen ser impresos en la memoria.
            Gracias, Badi Assad, por esa Música.
                

           

Luis Hidalgo Martín



MUSEG - 44 Festival Musical de Segovia
En Abierto
Badi Assad, voz y guitarra
Jazz y Músicas del Mundo
Pradera de San Marcos

 MUSEG



El Alcázar desde la pradera de San Marcos



Badi Assad










Allemande (Sonata en re menor) - Weiss - Luis Hidalgo Martín





miércoles, 17 de julio de 2019

Prélude - Sonata en re menor - Sylvis Leopold Weiss



     Esto es una muestra de lo que me ha tenido entretenido en los últimos meses, una adaptación propia desde el laúd de trece órdenes a la guitarra de seis cuerdas de una de las obras más bellas de Sylvius Leopold Weiss.

     Música reposada para días de calor.

jueves, 6 de diciembre de 2018

English Suite - Folk Song - Jonh W. Duarte - Luis Hidalgo Martín


"English Suite" for guitar solo Op. 31
1. Prelude
John William Duarte (2 October 1919- 23 December 2004)

Luis Hidalgo Martín (guitarra) 2018




viernes, 30 de noviembre de 2018

English Suite - Prelude - Jonh W. Duarte - Luis Hidalgo Martín




"English Suite" for guitar solo Op. 31
1. Prelude
John William Duarte (2 October 1919- 23 December 2004)

Luis Hidalgo Martín (guitarra) 2018


lunes, 23 de julio de 2018

A la gloria de Brouwer y Piazzolla - Dúo Bandini-Chiacchiaretta





            He de confesar que asistí al concierto del dúo de bandoneón y guitarra Bandini-Chiacchiaretta, sin demasiadas ganas. Después del opíparo festival musical protagonizado por el Cuarteto Borodín y la pianista Varvara en la sesión anterior, la audición en la nocturnidad dominical de unos músicos de los que no tenía ninguna referencia con un programa centrado en la música de Piazzolla, no me despertaba excesivo entusiasmo. Al final, la curiosidad, mi alma de guitarrista y el compromiso que ya había adquirido para asistir, pudieron más que la pereza; y como suele ocurrir en estos casos, allí donde menos lo esperas, salta la liebre. El concierto ofrecido por Giampaolo Bandini y Cesare Chiacchiaretta resultó absolutamente fascinante por la pasión interpretativa, la calidad musical y por un programa magnífico con fantásticas obras, algunas en estreno nacional o absoluto.

            Antes de continuar he de aclarar que descubrí la música de Astor Piazzolla por unas cintas de casette que cayeron en mis manos, no recuerdo de qué misteriosa manera, hace unos treinta y cinco años. Como tántos otros, desde que las escuché me enamoré de la música del genial argentino, inicié entonces una ávida búsqueda de partituras, discos de vinilo, compactos... que me han proporcionado momentos de intenso disfrute. Pero desde hace algún tiempo vengo observando que al abrigo de esa moda "piazzollana",  en muchas ocasiones se han generado programaciones e interpretaciones en las que valía más el apellido del bandoneonista que la profundidad emotiva, el vanguardismo armónico, o la fascinación rítmica de su música. Afortunadamente, no es este el caso del Dúo Bandini-Chiacchiaretta, que de manera magnífica se sumergieron en esas cualidades mencionadas en las siete composiciones del gran reformador del tango desgranadas en su recital.

            Pero si esto ya hubiera bastado para colmar el contenido de un gran concierto, los intérpretes italianos fortalecieron su programa con maravillosas creaciones de cuatro compositores actuales en rigurosos estrenos. Elogio alla Consonanza de Saverio Rapezzi, una creación de poderosa sonoridad; On the train to Monterosso de la guitarrista canadiense Dale Kavanagh, episódica en su estructura y muy hermosa desde el punto de vista armónico, aspecto que puede servir también para la definición de la intensa Nubes de Buenos Aires del gran compositor y guitarrista argentino Máximo Diego Pujol.

            Hablando de guitarristas compositores, creo que nadie como el cubano Leo Brouwer ha marcado tanto el camino de la creación guitarrística, a todos sus niveles, en los últimos cincuenta años. Como muestra de ello bien vale el estreno nacional que pudimos disfrutar de La Folía a través de los siglos. Una lección de historia, manejo de los recursos naturales de cada instrumento, diversidad rítmica, capacidad evocativa de un sonido en constante transformación en la que, milagrosamente siempre, tanto en la polirritmia como en la consonancia, en el desarrollo tonal como en la caótica atonalidad, flota el eco de la folía en un increíble alarde de técnica y fantasía.  

            Brillante y comprometido Dúo Bandini-Chiacchiaretta en un sensacional concierto de constante crecimiento en emoción y belleza para mayor gloria de Brouwer y Piazzolla.  
       

Luis Hidalgo Martín



MUSEG - Festival Música de Segovia
Semana de Música de Cámara
Dúo Bandini-Chiacchiaretta (bandoneón y guitarra)
Obras de Piazzolla, Rapezzi, Kavanagh, Pujol y Brouwer
San Juan de los Caballeros



Dúo Bandini-Chiacchiaretta





Astor Piazzolla





Saverio Rapezzi





Dale Kavanagh





Máximo Diego Pujol





Leo Brouwer




Cuarteto Borodin o la Excelencia


               



                  La actuación del Cuarteto Borodin dentro de la Semana de Cámara de Segovia marca uno de los momentos históricos de toda su andadura. Este cuarteto, insignia de la música rusa desde su fundación en el año 1945, se ha encumbrado como uno de los más grandes a nivel internacional por su calidad artística y pureza sonora, así como por su colaboración con Shostakovich, autor indispensable de la música del siglo XX.

            Con estos antecedentes, el Cuarteto Borodin se presentó en San Juan de los Caballeros ante un público expectante por tan distinguida visita y, sin duda, los cuatro músicos rusos, acompañados de la pianista Varvara, no defraudaron.

            Haciendo gala a su patria, el programa propuesto supuso un interesante recorrido por la música rusa a través de composiciones de alguno de los grandes maestros eslavos como Piotr Ilich Tchaikovsky, Serguéi Prokofiev, Sofia Gubaidulina y, como no podía ser de otra forma, Dmitri Shostakovich.

            Comenzó la primera parte con el Cuarteto de Cuerda nº 1 de Tchaikovsky, una composición plenamente romántica en la que el Borodin ya destapó el tarro de las esencias musicales. Dulzura sonora, amplio sentido del rubato y milimétrica igualdad en el ataque sirvieron, entre otras maravillas técnicas, para construir una interpretación memorable.

            Fue después el turno de la pianista Varvara que abordó en solitario dos obras de estética muy diferente, como la sensual y enigmática Romeo y Julieta antes de partir de Prokofiev, y la rocosa Chacona para piano de Gubaidulina. El talento interpretativo de Varvara consiguió enlazar ambas obras en una sola identidad formal a través de un continuo crescendo emocional.

            Ya en la segunda parte, el cuarteto y la pianista unieron sus magníficas cualidades artísticas para interpretar el genial Quinteto para cuerdas y piano en sol menor, op. 57 de Shostakovich, una obra estructurada en cinco movimientos en los que el desarrollo formal se convierte en una obsesión del autor.

            Como en la mayoría de la música de Shostakovich, deslumbra su capacidad para la creación de innumerables emociones en las que se da cita un entrevelado clasicismo con un vanguardista tratamiento melódico y armónico, encaminado siempre al realce de la expresión. Melodías de gran belleza, de infinita tristeza y exacerbada alegría, eruditas unas veces, de tinte folklórico otras, sinuosos contrapuntos, agridulces acordes y súbitos cambios modales, crean una música compleja como la propia personalidad del autor. Y si la creación es compleja, cuánto más será su interpretación, y ahí es donde el quinteto impartió su clase magistral, dotando a la música de una singular viveza expresiva, fluida dinámica, equilibrio sonoro y un discurso aplastantemente coherente en el que cada nota parece ser esencial y única para trasladar al oyente a esa personal y rara belleza de angustia y soledad que caracteriza la obra del irrepetible autor de San Petersburgo.

            Excelencia, musicalidad e interés programático, las claves de un concierto singularmente exitoso para anotar en la cuenta del MUSEG.


Luis Hidalgo Martín












MUSEG  - Festival Musical de Segovia
Semana de Música de Cámara
Cuarteto Borodin - Varvara
Obras de Tchaikovsky, Prokofiev, Gubaidulina y Shostakovich
San Juan de los Caballleros




Varvara



Prokofiev



Gubaidulina



viernes, 20 de julio de 2018

Nuevas dimensiones - Cuarteto Yendo







            La Semana de Música de Cámara de Segovia nos brindó la oportunidad de trasladarnos a una diferente dimensión musical de la mano del cuarteto de saxofones Yendo. Una magnífica agrupación, con sede en París, integrada por instrumentistas de diversas nacionalidades a los que, desde  el saxo soprano, brillantemente capitanea el músico segoviano Antonio García.

            La escucha de este joven cuarteto fue un verdadero placer, un auténtico soplo de aire fresco en la noche estival caracterizado por la renovación tímbrica de grandes monumentos sonoros como el bellísimo "Cuarteto en sol menor" de Claude Debussy. Un compositor capital al que el Cuarteto Yendo quería homenajear en el centenario de su muerte, rodeando su obra con piezas pertenecientes a compositores estrechamente ligados, por amistad o influencia creativa, al círculo debussyano en el París de finales del siglo XIX y principios del XX.

            Tanto la obra de Isaac Albéniz como la de Enrique Granados despertaron la atención de Debussy; en charlas amistosas, Manuel de Falla le descubrió el misterio de la música española y el francés no dudó en incorporarlo a su lenguaje expresivo; poco después, Joaquín Turina bebió de esas fuentes en la búsqueda de un estilo propio, mientras paralelamente en el conservatorio de París se formaba la compositora Fernande Decruck, que, bajo estas influencias impresionistas, contribuiría de manera notable al repertorio saxofonista.

            Fiel reflejo de ese efervescente ambiente creativo descrito fue el programa ofrecido por el Cuarteto de Saxos Yendo. Tres Danzas Españolas de Granados, La Oración del Torero de Turina (en magníficos arreglos de Antonio García), el Cuarteto para cuerdas de Debussy, la primera Danza española de La Vida Breve de Falla y las preciosas Variations Saxophoniques de Decruck, tan francesas en color y estructura cíclica, fueron el delicioso programa sobre el que los cuatro saxofonistas dieron una verdadera lección de musicalidad, empaste y tratamiento del detalle en una apasionada defensa de las posibilidades del arreglo para descubrir nuevas dimensiones de obras inagotables.

           El ritmo de jota de la popular Chica Segoviana fue la propina ideal para la participación de un público entregado que aclamó la fantástica actuación del Cuarteto Yendo. 


Luis Hidalgo Martín











MUSEG - Festival Musica de Segovia
Semana de Música de Cámara
Yendo - Cuarteto de saxos
Obras de Granados, Debussy, Turina, Decruck y de Falla
San Juan de los Caballeros








Granados



Debussy



Turina



Decruck



de Falla


viernes, 29 de septiembre de 2017

Gracias, Marciano.



                                          Se nos ha ido Marciano Cuesta Polo, una de las personas más interesantes de la cultura segoviana. Un amigo y un maestro que regalaba conocimiento a todo el que quisiera prestar interés. Leer su poesía y su música, escucharle hablar de gramática y literatura o departir reposadamente sobre música, eran fuentes inagotables de placer y aprendizaje.

       Su erudito conocimiento musical, especialmente del periodo renacentista, quedó plasmado en la edición del fantástico trabajo de ordenación y transcripción de las "38 obras castellanas del Cancionero de la Catedral de Segovia" y en numerosos estudios sobre obras de los grandes compositores españoles y europeos renacentistas. 

            Su pasión por compositores como Josquin des Prez, Tomás Luis de Victoria y Johann Sebastian Bach, representantes de la quintaesencia musical, no le impedía disfrutar e interesarse por otras músicas más terrenas. Fruto de ello fue su libro "Danzas de paloteo rituales del Corpus y Libros de cofradía en Veganzones" donde a su buena pluma unió sus dotes de historiador y una modélica claridad y detalle en la transcripción musical que lo convierte en uno de los mejores trabajos sobre folklore castellano publicados.

            Gracias, Marciano, por tu amistad y conocimiento. Hasta siempre.  












viernes, 22 de septiembre de 2017

Miradas



Ojos de puente los míos
por donde pasan las aguas
que van a dar al olvido.


Sobre mi frente de acero
mirando por las barandas 
caminan mis pensamientos.

Mi nuca negra es el mar,
donde se pierden los ríos,
y mis sueños son las nubes
por y para las que vivo.

Ojos de puente los míos 
por donde pasan las aguas
que van a dar al olvido.

(Manuel Altolaguirre)




Ilidio Hidalgo

soledad