viernes, 1 de mayo de 2015

La barca










En una bella noche de ronda romántica con la tuna, a estas horas hace exa ctamente veinte años, encontré a Pilar, desde entonces mi sustento, anhelo y guía.
Bajo su inspiración, poco tiempo después, escribí un arreglo del célebre bolero de Roberto Cantoral "La barca" para el trío Con Traste. Formación de guitarras clásicas en donde junto a Antonio Barrio y Raúl de Frutos tuve la suerte de tener una de las mejores experiencias artísticas de mi vida profesional. Entre 1994 y 1999 pisamos importantes escenarios e hicimos siempre la música que quisimos en un contexto amistoso excepcional.
Quizá por falta de confianza mía lo cierto es que este arreglo nunca llegamos a ponerlo en los atriles. Hace doce o trece años, por curiosidad de cómo podría sonar, decidí estudiarlo y grabarlo aunque fuera sin demasiados medios técnicos. Entre discos duros que se reblandecen y cambios de ordenador resultó que la grabación -emulando la letra del bolero- partió hacia no se sabe qué mares lejanos hasta que hace un par de semanas regresó a puerto seguro.
Así que como todo es mudable, no quiero desaprovechar la ocasión para hacerla pública dedicandola a la mujer que amo y tanto me da.
Gracias Pilar por estos veinte años.


viernes, 24 de abril de 2015

Marciano Cuesta Polo, hijo adoptivo de Segovia

     MAÑANA EL AYUNTAMIENTO DE SEGOVIA NOMBRARÁ HIJO ADOPTIVO A MARCIANO CUESTA POLO.


     Una alegre noticia que con todo merecimiento rinde homenaje a uno de los más claros intelectuales vivos de nuestra ciudad. Un personaje siempre alejado del exhibicionismo cultural, que desde el rigor de su vasto conocimiento y sensibilidad y que con la anónima generosidad que caracteriza a los que se mueven impulsados sólo por el amor al saber, aparte de su valiosísima aportación filológica y literaria, ha contribuido al florecimiento de numerosas iniciativas encaminadas a la lucha contra el olvido de la más inmaterial y abstracta de las artes: La música, y particularmente aquella que duerme en polvorientos rincones de la memoria colectiva o en oscuras estanterías de viejas bibliotecas.
                               
     El rigor y la erudición planteados en Danzas de Paloteo Rituales del Corpus y Libros de Cofradía en Veganzones aporta un material impagable, tanto en lo antropológico como en lo que a folklore se refiere, sin duda es una bella perla de gran claridad expositiva y práctica.
                
     Pero la gran aportación de Marciano al patrimonio musical de nuestra ciudad es su trabajo de reordenación, catalogación, transcripción, corrección, edición y puesta al día de, como decía el musicólogo Samuel Rubio la "soberbia antología de la música franco-flamenca"  que es el Manuscrito Musical del Archivo de la Catedral de Segovia, más conocido como el Cancionero de Segovia.
                
     La lista de virtudes de esta deslumbrante joya podría resultar maravillosa al profano, mientras que para el experto, el calificativo no puede descender de maravillosísimo, dada la importancia de la calidad de las obras (muchas en fuente única) pertenecientes a los compositores más excelsos de la Europa Renacentista.

                
     Felicidades Marciano, y gracias por tu modélica generosidad y amor a esta ciudad. Ojalá sepamos ser dignos merecedores tuyos.  



martes, 14 de abril de 2015

Delicadezas Sacras





33 Semana de Música Sacra de Segovia
Alia Musica. Vox Feminae
Albina Cuadrado, canto
Helia Martínez, canto
Carolina del Solar, canto
Patricia García-Salmones, canto y organetto
San Juan de los Caballeros - Museo Zuloaga


     Un año más la primaveral Semana Santa segoviana nos llega envuelta entre ecos de tambores y trompetería procesional y los espirituales sonidos que emanan de las iglesias de San Juan de los Caballeros y San Justo que en estos días albergan la 33 Semana de Música Sacra de Segovia. Como siempre, la diversidad de estilos, el amplio recorrido temporal y la apertura hacia otras culturas y maneras de servirse de la música como vehículo hacia lo trascendente, siguen siendo señal inequívoca de este ciclo que tanto contribuye a la singularidad de nuestra Semana Santa. 

     La sesión inaugural en San Juan de los Caballeros corrió a cargo de Alia Musica Vox Feminae que bajo el título Secreta Mulierum: "la voz de las mujeres medievales a través de la música" reunió una selección de piezas sacras cuya fuente principal residía en el célebre códice del monasterio de Las Huelgas y con las que se ilustró el importante papel musical desempeñado por las mujeres medievales, tanto como instrumentistas, cantantes o compositoras. 
     
     Aunque Alia Musica es un conjunto que en numerosas ocasiones ha visitado los escenarios de la ciudad, nunca lo había hecho en una formación como la presentada el sábado: un trío vocal femenino y organetto, una plantilla ideal para un repertorio delicado y sugerente, de gran belleza y que en las formas interpretativas del cuarteto adquirió gran pulcritud y sensualidad. 

     Desde el organum sobre Gloria Laus et honor tibi sit de Teodulfo de Orleans hasta el Benedicamus Domino final, caracterizado por su sentido rítmico a tres voces, todo el concierto fue un maravilloso viaje por el misterioso encanto de la polifonía primitiva. La variedad en las combinaciones vocales (monodia, empleo de bordones, organum a dos y tres voces, conductus, motetes a tres) las suaves introducciones del organetto, la precisión en afinación y empaste, la dulzura tímbrica realzada por la acústica del lugar, la clara dicción latina (descargada del estilo italianizante tan en boga últimamente en numerosos conjuntos españoles) y una interpretación que sin caer en el dramatismo no renunció a la emoción, fueron las claves de un concierto de tensión laxa por los aplausos tras cada composición y quizá demasiado breve en duración pero generoso en calidad y belleza. Un gran comienzo.

     Luis Hidalgo Martín - El Norte de Castilla



San Juan de los Caballeros - Museo Zuloaga





domingo, 15 de febrero de 2015

Ciencia de amor






No sé. Sólo me llega, en el venero
de tus ojos, la lóbrega noticia
de Dios; sólo en tus labios, la caricia
de un mundo en mies, de un celestial granero.



¿Eres limpio cristal, o ventisquero
destructor? No, no sé... De esta delicia,
yo sólo sé su cósmica avaricia,
el sideral latir con que te quiero.



Yo no sé si eres muerte o eres vida,
si toco rosa en ti, si toco estrella,
si llamo a Dios o a ti cuando te llamo.

Junco en el agua o sorda piedra herida,
sólo sé que la tarde es ancha y bella,
sólo sé que soy hombre y que te amo. 

                       De Oscura noticia
                                               

                                                Dámaso Alonso



jueves, 12 de febrero de 2015

A Rianxeira







        Nunca había reparado especialmente en esta canción, cuya melodía inicial coincide con la estrofa de una tonada popular segoviana, hasta que hace unos meses me topé con la embriagadora interpretación de Uxía. La sencillez y belleza melódica unida a la evocación del mítico paisaje gallego comenzaron a dar vueltas en mi cabeza hasta que en las vacaciones navideñas, de manera casi espontánea, brotó ésta inspiración para guitarra. 




domingo, 1 de febrero de 2015

Miradas








Ojos de puente los míos
por donde pasan las aguas
que van a dar al olvido.

Sobre mi frente de acero
mirando por las barandas
caminan mis pensamientos.

Mi nuca negra es el mar
donde se pierden los ríos
y mis sueños son las nubes
por y para las que vivo.

Ojos de puente los míos
por donde pasan las aguas
que van a dar al olvido.

                                               Manuel Altolaguirre



viernes, 26 de diciembre de 2014

Noche de Paz



             Mi padre amaba la Navidad...

                  Hoy hace un año mi padre partió hacia el viaje más largo.

                  Su marcha fue un huracán que todo lo muda.

            El fuego se hizo escarcha, la luz tornó oscuridad, la alegría llanto, la ilusión desesperanza y sólo el recuerdo permaneció como único rincón seguro y habitable. De pronto la vida carece de sentido, todo parece injusto, desvaído y en cualquier esquina aparece la envidia de la dicha ajena.

            Media vita in morte sumus... pero frente al dolor hay un hijo, una esposa, una madre, unos hermanos, una familia y unos amigos que con sus palabras, miradas, incluso silencios, van haciendo más llevadera la terrible ausencia. Y escurren las horas en el reloj, los días suceden a las noches, pasan las semanas, los meses y las estaciones pasan... y de nuevo llega la Navidad.

            Como una sacudida siento que he de recuperar la Navidad, pero no el 25 de diciembre, si no hoy, día 27, porque mi nueva Navidad está dedicada a rememorar todo lo que mi padre fue cultivando en mí y a evocar su presencia, tan cercana, cada día de este largo y emotivo año.

            Por eso ahora que siento que de alguna manera todos navegamos en un mismo barco, que todos tenemos a alguien profundamente querido allá, al otro lado, velando por nosotros en una eterna Noche de Paz, quiero ofreceros esta canción, con la que despedí a mi padre en su funeral y que para mí ha sido un reconstituyente bálsamo en las horas bajas, como símbolo de un abrazo con el que, de todo corazón, desearos una Feliz Navidad compartida con todos vuestros seres amados.   



jueves, 18 de diciembre de 2014

Sarabande de la Suite BWV 1009 de Bach




             Siempre he pensado que la obra de Bach es ideal para cualquier
tiempo y espacio, pero nada como su música de cámara para éstos días dorados del otoño.

                    Aquí está mi adaptación e interpretación en una grabación de hace ya algunos años.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Clavelitos - Luis Hidalgo Martín




Hoy se cumplen treinta años desde aquel viernes 16 de noviembre de 1984 en el que un grupo de jóvenes estudiantes nos reuníamos en el Bar Marbella para la ronda fundacional de la Tuna Universitaria de Segovia.
                Hoy recuerdo con emocionada ternura aquella ilusión, capaz de hacer frente al camino plagado de dificultades que nos llevaría a hacer realidad un sueño con el que muchos cosecharíamos importantes éxitos tanto en lo personal como en lo colectivo.
                Primero con el apoyo de Horizonte Cultural, al que pronto se sumaría el Colegio Universitario Domingo de Soto, la Tuna fue creciendo y aprendiendo hasta conseguir un espacio propio en la vida cultural de la ciudad y un importante reconocimiento a nivel nacional.
                La organización del primer Certamen de Tunas celebrado en Segovia, la consecución de significativos premios en concursos y certámenes nacionales e internacionales o la cálida acogida del trabajo discográfico recogido en Nostalgias son grandes hitos en su trayectoria que he tenido la suerte de compartir.
                Pero eso no es lo más importante, pues hoy lo que quiero es recordar todas aquellas vivencias únicas que gracias a la idiosincrasia de la tuna he tenido la oportunidad de vivir: los largos pasos -nunca perdidos- por solitarias calles en horas intempestivas a la búsqueda de un balcón bajo el que cantar a la amada, madre, abuela o vete a saber qué parentesco de un transeúnte antojado, tantas intimidades hogareñas espontáneamente abiertas en las noches de ronda, tantas, tantas risas y alegrías en centenares de celebraciones, las reconfortantes charlas con verdaderos amigos en inolvidables viajes llenos de aventuras y descubrimientos.... Y también la oportunidad del amor, pues en una noctámbula ronda conocí a la mujer que amo y es madre de mi hijo.
                Por eso, hoy que mi capa ya es caída, quiero dedicar este himno "tunil" para felicitar, homenajear y agradecer a mi hermano Fernando Hidalgo, Mariano Alba, Miguel y Enrique de Benito, Juan Gómez de Caso, Ismael Calera, Antonio Carabias, Luis Isabel, Antonio Tanarro, Boni (no recuerdo el apellido) y Julio Candeira, los pioneros de hace treinta años, a todos los que se unieron después para hacer que la Tuna Universitaria de Segovia fuera única y, cómo no, a los amigos hechos y a cuantos en algún momento se han reconfortado y alegrado cantando con la Tuna.  

                ¡Aúpa Tuna! 

martes, 21 de octubre de 2014

viernes, 12 de septiembre de 2014

Cara de luna






"Cara de luna", una canción popular segoviana que habla de noches en la ventana, amantes y esperanzadoras cartas contra el olvido.


sábado, 26 de julio de 2014

Amancio Prada - Cantigas y romances al aire de la almena



Llama viva en la noche oscura (crítica del concierto del 2012 en la Semana de Música Sacra de Segovia)


Alcázar y Catedral de Segovia

Sones de guerra y paz


Sones de guerra y paz


45 Semana de Música de Cámara de Segovia
Carrión EnCámara
Guillermo Peñalver y Carlota Ingrid García, traverso y pífano
Rodrigo Gutiérrez, oboe
Beatríz Amezúa e Isaac Pulet, violines
Elena Borderías, viola
Laura Salinas, violonchelo
Michel Frechina, contrabajo
Alicia Lázaro, guitarra barroca
Eugenio Uñón, percusión
Obras de Espinosa de los Monteros, Martín y Soler, Boccherini, Rodríguez de Hita, Pla y Brunetti
Claustro del Convento de San Francisco  

Luis Hidalgo Martín

            Sumándose a los actos conmemorativos del 250 aniversario de la creación del Real Colegio de Artillería, la 45 Semana de Música de Cámara de Segovia ofreció en el magnífico claustro del Convento de San Francisco, actual Academia de Artillería, un concierto en el que los curiosos toques de ordenanza militar, que en el Siglo XVIII recogiera Manuel espinosa de los Monteros, se combinaron con algunas páginas musicales de importantes compositores del siglo XVIII español.
            A cargo de la agrupación Carrión EnCámara, una orquesta barroca derivada de la Capilla Jerónimo de Carrión, pudimos disfrutar con un repertorio muy hermoso, a veces algo ingenuo, pero muy apropiado para una serena noche estival. Siete obras, bien seleccionadas, que a lo largo de algo más de una hora transcurrieron en una correcta interpretación de una orquesta que, aún en su segundo proyecto, debe insistir en la creación de un sonido más compacto, mejorar la afinación de la cuerda aguda y sumar a la gracia rítmica que ya atesora un juego dinámico más intenso que pueda convertir su escucha en puro deleite.
            Entre varias oberturas de óperas o zarzuelas de compositores como Vicente Martín y Soler, Antonio Rodríguez de Hita o Gaetano Brunetti, precedidas siempre por algún toque de pífanos y tambor, destacaron especialmente los dos conciertos (para dos flautas uno y para oboe solista otro) de Juan Bautista Pla, que en un estilo italianizante de gran interés y magnífica factura contaron con unos flautistas muy bien compenetrados y un oboísta de cálido sonido, precisa ejecución en las cadencias y galanía en el fraseo.
            Entre las obras de Luigi Boccherini, mucho más interesante que el Cuarteto en Re mayor Op. 52 fueron las Variaciones sobre la Ritirita del Quinteto Op 30, que, precedidas del auténtico toque militar, en un precioso y muy bien distribuido arreglo sobre el continuo murmullo del tambor, cobraron una nueva dimensión de gran éxito entre el público.          



Carrión EnCámara


Claustro del Convento de San Francisco 


Acueducto de Segovia
(Ilidio Hidalgo Fernández)


viernes, 25 de julio de 2014

Intensidad


Intensidad


45 Semana de Música de Cámara de Segovia
Paula Coronas, piano
Obras de Soler, Liszt, Debussy, Scriabin, Turina, García Abril y Granados
San Juan de los Caballeros - Museo Zuloaga

Luis Hidalgo Martín

            Uno de los conciertos obligados en la Semana de Música de Cámara ha sido desde sus orígenes el dedicado al recital pianístico. Por aquí han pasado muchas de las grandes figuras nacionales del instrumento y, de vez en cuando, también algunos de los más relevantes pianistas internacionales. Algunos han sido homenajeados en el declive de su trayectoria, otros nos han cautivado en su momento de esplendor y otros, los que siempre más me han gustado, nos han visitado en el momento, no de inicio de su carrera, pues en el oficio de músico suele coincidir con la adolescencia, sino de su proyección hacia una dimensión superior. El concierto de la pianista malagueña Paula Coronas en esta 45 edición de la Semana de Música de Cámara sería representativo del tercer caso comentado, pues aunque es una artista de gran experiencia, técnica y erudición, su alta calidad artística no creo que haya tocado techo aún, por lo que sus expectativas futuras hacen albergar esperanzas de momentos muy felices, principalmente en el repertorio español para el que parece especialmente dotada por su sensibilidad y carácter.    
            Aunque este año la iglesia de San Juan de los Caballeros sólo haya acogido este concierto, puede decirse que es el marco referencial, junto con el Patio de Armas de El Alcázar, de la Semana de Música de Cámara. Y en este entorno maravilloso es donde Paula Coronas nos comentó e interpretó un programa dedicado a los grandes innovadores del teclado en el que, como si de un selecto banquete se tratara, pudimos degustar deliciosos manjares gustosamente sazonados por la pianista andaluza. Del detallado fraseo de la Sonata en Re de Antonio Soler pasamos al revolucionario mundo sonoro de el Valle de Oberman de Franz Liszt para posteriormente deslumbrarnos con la pirotecnia del preludio Fuegos de Artificio de Claude Debussy, tomar respiro con la evocación chopiniana del Nocturno para la mano izquierda de Alexander Scriabin y de nuevo una apuesta por el virtuosismo con el impresionante crescendo continuo de Vers la Flamme del mismo autor ruso.
            En la segunda parte, dedicada a la música española, no decayó el nivel de exigencia con el magistral retrato psicológico de la primera serie de Mujeres españolas de Joaquín Turina y el contundente Allegro de concierto de Enrique granados sirviendo de marco a las bellísimas Tres Baladillas de Antón García Abril. Fue en esta parte donde pudimos disfrutar de lo mejor de Paula Coronas por su sentido rítmico, luminosidad tímbrica -aunque en algunos pasajes excesivamente reverberante para la sala- derroche técnico, intensidad expresiva y compromiso con un repertorio que no es fácil de escuchar en las salas de conciertos.
            El público, que casi llenaba el aforo de San Juan de los Caballeros, aplaudió enérgicamente obteniendo tres generosas propinas de Paula Coronas, con obras de Isaac Albéniz y José Muñoz Molleda, que pusieron fin a una intensa noche pianística.   



San Juan de los Caballeros - Museo Zuloaga




Segovia desde el aire



jueves, 24 de julio de 2014

Sic transit gloria mundi



Sic transit gloria mundi


45 Semana de Música de Cámara de Segovia
Orquesta Barroca de Sevilla
Raquel Andueza, soprano
Alexis Aguado y José M. Navarro, violínes
María Ramírez, viola
Mercedes Ruiz, violonchelo
Ventura Rico, contrabajo
Alejandro Casal, clave
Obras de Vivaldi, Pergolesi, Haendel y Francés de Iribarren
Patio de Armas de El Alcázar

Luis Hidalgo Martín

            En el Patio de Armas de El Alcázar se dieron cita en la noche del miércoles todos los requisitos necesarios para una velada musical inolvidable: belleza del marco, noche serena y bonancible en la meteorología, gran presencia de público y sobre todo un programa musical maravilloso y unos músicos de reconocida valía que, haciendo honor al lema latino inscrito en la tapa del clave "sic transit gloria mundi", imprimieron energía y pasión a cada nueva nota en un reconocimiento constante de la futilidad de lo logrado. Y es que ningún arte como la música refleja tanto la idea de que todo está por hacer, que lo éxitos y creaciones del pasado no cuentan, que así transita la gloria del mundo, mediante el trabajo la entrega y la pasión en el presente, en ese mágico acto creativo que supone siempre la interpretación, donde no cabe la corrección y donde el anhelo de mejora es crucial.
            El éxito de la Orquesta Barroca de Sevilla y Raquel Andueza en este concierto de la Semana de Música de Cámara, no debe suponer ninguna sorpresa, sino más bien una confirmación, pues ya han sido varias las oportunidades en las que la soprano navarra nos ha ofrecido vibrantes conciertos, así como la orquesta, que en diferentes formaciones ha enriquecido y dejado su sello de calidad en la ciudad. También alguno de sus componentes, como Ventura Rico, ya sea con el contrabajo o la viola da gamba, que desde hace cerca de treinta años nos ha dado muestra de su buen hacer como intérprete y profesor.
            Para su concierto en el Alcázar, la orquesta presentó una formación reducida a un instrumento por parte y bajo continuo integrado por violonchelo, contrabajo y clave, una opción muy adecuada para el repertorio presentado.
            La primera parte, centrada en el barroco italiano, comenzó con el espléndido y famoso motete de Vivaldi In Furore, un auténtico "tour de force" para la soprano y  en donde ya se intuyeron los mimbres con los que el conjunto construiría tan sólido concierto, clarísima dicción e ilustración musical del texto, precisa afinación, solidez sonora, variedad de acentos, fantasía en la ornamentación, constante juego dinámico, virtuosismo, emoción y esa pizca de extravagancia tan necesaria en la interpretación barroca.
             El concierto en Sol menor RV 154 del compositor veneciano brindó la oportunidad al lucimiento de la orquesta, que volvió a brillar en la segunda parte con la Sonata nº 4 Op. 5 de Haendel, especialmente en la acentuación a la francesa de algunos pasajes y especialmente en el precioso, denso y maravillosamente articulado Passacaille.
            Aún en la primera parte, Salve Regina de Giovanni Battista Pergolesi, marcó el punto de mayor belleza espiritual.
            En la segunda parte, con una muestra más internacional, el aria vivaldiana Nulla in mundo pax sincera resultó ser la obra más plana interpretativamente. Pero tras la sonata de Haendel ya citada, Arde el furor intrépido de Juan Francés de Iribarren permitió dar rienda suelta al ardor, la efusión y la variedad de recursos que, en sensacional reivindicación del barroco español, desembocó en la mayor ovación del Festival.
            Como propina, un hermosísimo aria de El triunfo del tiempo y el desengaño de Haendel, conmovedor hasta la médula por la vivificante expresión de Raquel Andueza, puso el broche de oro.
                


Patio de armas de El Alcázar




El Alcázar de Segovia





miércoles, 23 de julio de 2014

Ministriles





Ministriles


45 Semana de Música de Cámara de Segovia
Ministriles de Marsias
Fernando Sánchez, bajón y bajoncillos
Javier Artigas, órgano
Obras de Correa de Arauxo, Selma y Salaverde, Ximénez, Sweelinck, Aguilera de Heredia y Kerll
Catedral de Segovia

Luis Hidalgo Martín

            Ministriles de Marsias, en formación reducida a dúo de bajón y órgano, fueron los protagonistas del concierto Sones desde los balcones que dentro de la Semana de Música de Cámara de Segovia ofreció una interesante panorámica de la época de esplendor del bajón, aquella que va desde mediados del siglo XVI hasta los albores del XVIII, aunque tal y como en las notas al programa nos cuentan Ministriles de Marsias, en algunas capillas catedralicias de la geografía peninsular ibérica, el uso del bajón perduró hasta bien entrado el siglo XX. No sé si habrá composiciones para el instrumento que daten de fechas tan recientes, pero de ser así, la inclusión de alguna de ellas hubiera podido aportar variedad a un programa con obras de gran calidad pero excesivamente centrado en repertorio perteneciente al primer barroco.
            Como suele ser frecuente en la sesión que todos los años la Semana de Cámara reserva a la música organística, el concierto convocó a una gran cantidad de público que durante una hora escuchó en respetuoso silencio las interpretaciones del dúo.
            Desarrollado en el órgano de la Epístola, comenzó el concierto con Tercer tiento de sexto tono sobre la primera parte de la Batalla de Morales, una composición de Francisco Correa de Arauxo, que ejerció durante catorce años en esta catedral y cuyos restos reposan a escasos metros del órgano, por lo que siempre la resonancia de sus composiciones en este lugar tienen una emoción especial añadida.
            La segunda obra fue la Fantasía per basso solo de Bartolomé de Selma y Salaverde, que pasa por ser la primera obra escrita para el instrumento, y en la que los dos intérpretes consiguieron un magnífico equilibrio sonoro creando la ilusión de ser el bajón un registro más del órgano.
            En estricta alternancia de obras solistas de órgano con otras en las que este pasaba a ser acompañante, o mejor dicho, colaborador del bajón, el concierto transcurrió por sucesivas piezas de gran atractivo en la registración como la Ensalada de Sebastián Aguilera de Heredia, suntuoso colorido y solemne melodía en Discurso de medio registro de tiples de segundo tono por Dsolre de Arauxo, o profundo ensimismamiento y densa textura polifónica en Fantasía cromática a 4 de Jan Pieterszoon Sweelinck, muy representativa del estilo organístico de los Países Bajos y muy adecuada como punto de contraste con las piezas ibéricas.    
            La célebre y espectacular Battalla, siempre atribuida a Juan Bautista Cabanilles y ahora presentada como de Johann Caspar Kerll (que sirve además como modelo y base para la más popular composición de Cristobal Halffter) propició el punto culminante de la interpretación organística, mientras que la suite de temas de carácter popular Tonos de Palacio, recogidos por Francisco de Tejada en 1721, brindaron la oportunidad de escuchar al bajoncillo en brillante conjunción con el órgano en temas de tierna ingenuidad pastoril y sabrosas variaciones de danza sobre la folía o marizápalos.  
            Los aplausos del público fueron agradecidos con el bis de Marizápalos poniendo fin así a un concierto interesante en lo musicológico pero un tanto sobrio por la dominante igualdad estilística.
  



Órgano de la Epístola



Órganos del Evangelio y la Epístola


Vidriera de Francisco Herránz en la Catedral de Segovia



Catedral de Segovia



Ilidio Hidalgo

soledad