lunes, 3 de noviembre de 2008

La Deseada

La Canción de la Tierra, de Gustav Mahler
Nan Maro Babakhanianoan, contralto
Joan Cabero, tenor
Orquesta Sinfónica de Segovia
Álvaro Mendía, director
Teatro Juan Bravo

Luis Hidalgo Martín

Bajo el patrocinio de Caja Segovia en la celebración del 84 Día Universal del Ahorro, la deseada Orquesta Sinfónica de Segovia se presentó ante el público de la ciudad con una obra de auténtica enjundia como La Canción de la Tierra de Gustav Mahler.
El teatro Juan Bravo, repleto de un público expectante, fue testigo de un magno acontecimiento. Y es que de no menos puede tildarse el nacimiento de una orquesta sinfónica tan anhelada desde tanto tiempo por todos los amantes de la música clásica.
Sin duda entre las grandes carencias de nuestra ciudad en el ámbito de la música, la falta de agrupaciones profesionales estables y de un auditorio digno para la práctica musical (una vez más el viernes pudo apreciarse la deficiente acústica del Juan Bravo), sean las que requieran una solución más perentoria. Gracias al empeño de una serie de profesionales, que pese a las trabas, han mantenido viva su ilusión y al apoyo de Caja Segovia, hoy podemos disfrutar de una Orquesta Sinfónica de Segovia que viene a paliar en parte esas lagunas antes apuntadas.
Pero en esta ciudad hemos visto nacer muchos otros proyectos interesantes que en breve han sucumbido ante la mirada institucional sin despertar la más mínima conmiseración. Por lo tanto hora es ya de que por fin alguien remedie este tipo de situaciones y que aprovechando la coincidencia de un compromiso tan generoso como el planteado por la Orquesta Sinfónica de Segovia y las pretensiones a la capitalidad europea en el 2016, los responsables culturales, públicos y privados, crean y trabajen en algo que puede producir pingües beneficios, si no económicos, sí culturales.
Todo este comentario es la reflexión más inmediata tras la audición de la mahleriana Canción de la Tierra, una obra que supone un importante reto para cualquier orquesta y que puede interpretarse como una magnífica declaración de intenciones de la Orquesta Sinfónica de Segovia. Sin duda que hay aspectos técnicos e interpretativos mejorables, pero la magnífica línea de canto de Nan Maro Babakhanianoan en La despedia, el tinte sarcástico de Joan Cabero en El borracho en primavera, la atenta dirección de Álvaro Mendía y las buenas prestaciones de la orquesta dejan el sabor del trabajo hecho con ilusión y convicción.
Larga vida a la Orquesta Sinfónica de Segovia.

No hay comentarios:


Ilidio Hidalgo

soledad