lunes, 23 de febrero de 2009

Sublimación de lo popular

Ciclo de la Fundación Nicomedes García Gómez
Homenaje a Agapito Marazuela
José María Gallardo del Rey, guitarra
Obras de Piazollay Gallardo del Rey
Teatro Juan Bravo de Segovia

La Sociedad Filarmónica ha querido homenajear a Agapito Marazuela, figura indiscutible de la cultura segoviana, dentro del ciclo de la Fundación Nicomedes García. Una vez más, la Filarmónica, que es un modelo de divulgación cultural hecha desde la modestia, la perseverancia y la eficiencia, valores que perfectamente sirven para definir al homenajeado, acierta con una propuesta sumamente interesante con la que se reivindica la condición de virtuoso guitarrista clásico de Marazuela, sin duda su faceta más desconocida para la mayoría.
De formación autodidacta, Agapito Marazuela fue contemporáneo de auténticos mitos de la guitarra, como Andrés Segovia, Regino Sáinz de la Maza o Emilio Pujol; y quizás, si su carrera no se hubiera visto truncada por la adversidad de las condiciones de la convulsa España que le tocó vivir, hoy tendríamos que incluir su nombre entre el de los más grandes. Pero lo que sí es cierto es que formó parte del grupo de los pioneros en dignificar y convertir la guitarra en un instrumento de concierto.
El homenaje de la Sociedad Filarmónica de Segovia, para la que Marazuela ofreció tres conciertos entre 1929 y 1934, corrió a cargo del guitarrista José María Gallardo del Rey, quien manifestó compartir con Marazuela un profundo amor y respeto por la música popular, algo que también era común a Federico García Lorca, Astor Piazzolla, Isaac Albéniz o Manuel de Falla, figuras que, bien desde la cita directa o desde la evocación, estuvieron presentes en el programa.
A Gallardo del Rey, uno de los más prestigiosos guitarristas españoles en la escena internacional, pudimos escucharlo ya hace diez años en otro concierto para la Filarmónica. Igual que entonces, el miércoles, pudimos disfrutar de su virtuosismo, su magnífica técnica y un sonido de inagotables matices que elevan a la guitarra a los altares de la exquisitez en un repertorio que, en esta ocasión, nos descubre además su faceta como compositor y arreglista.
En las adaptaciones de tres piezas de Piazzolla, el músico sevillano mostró su profundo conocimiento y dominio de los recursos guitarrísticos, algo extensivo a sus composiciones, entre las que cabe destacar el estreno absoluto de 'Epitafio a Isaac Albéniz', caracterizadas por un personal lenguaje en el que se funden tradición, modernidad, un marcado gusto por los ritmos y melodías flamencos y una maravillosa armonía repleta de sorprendentes modulaciones expresivas.
Calidad, coherencia, sentimiento y belleza: excelentes mimbres para la trenza de un merecido homenaje.

Luis Hidalgo Martín

No hay comentarios:


Ilidio Hidalgo

soledad