martes, 22 de marzo de 2016

Exquisita sorpresa






34 Semana de Música Sacra de Segovia
Pino de Vittorio y Laboratorio '600
Pino de Vittorio, voz, guitarra barroca y percusión
Elisa La Marca, laúd
Flora Papadopoulos, arpa barroca
Franco Pavan, tiorba.
Una fiesta sacra para San Gennaro
Obras de la tradición napolitana, de Sabino y Mayone
San Juan de los Caballeros - Museo Zuloaga

Luis Hidalgo Martín

            De vez en cuando uno se lleva sorpresas que serán muy difíciles de olvidar y que, para bien o para mal, marcan entre otras cosas el gusto y el criterio. Y una de esas ocasiones sucedió en el concierto de  Pino de Vittorio y Laboratorio '600 en la Semana de Música Sacra. He de confesar que no tenía referencia alguna del cantante ni del conjunto instrumental napolitano y que acudí a San Juan de los Caballeros con curiosidad, por el programa, pero sin imaginar el discurrir de excelencias sonoras que iba a presenciar.

            Sin duda la capacidad de Pino de Vittorio para transmitir emociones, tanto por su canto como por sus dotes de actor, es una de las grandes bazas del espectáculo que encuentra además en los acompañamientos e intervenciones de Laboratorio '600 un formidable equilibrio de transparente y delicada sonoridad.

            La voz coloreada y directa de Pino de Vittorio -no exenta de algunas impurezas que, lejos de empañar, aportan sinceridad- una línea de canto precisa en donde elementos declamatorios se insertan con naturalidad en la melodía, una celosa y contundente dicción en la que las consonantes r y s son genialmente usadas como elemento rítmico y una gestualidad elegante y amplia son las bases para el despliegue temperamental de una música profundamente afectiva, variada en el carácter y llena de magia.  

            Exquisito encanto fue la principal contribución del trío de cuerdas pulsadas de Laboratorio '600, que a pesar del frío consiguió un sonido cálido, aterciopelado y mullido que como una flotante nube era un regalo para el oído.

            Las diecisiete perlas engarzadas en el programa, incluida la tierna nana ofrecida como propina, merecen elogioso comentario, pero la necesidad de resumir obliga a destacar la viveza expresiva de las tarantellas, la filigrana instrumental esculpida sobre el obstinato en Passacaglio delli muorti, las subyugantes modulaciones y disonancias de la Siciliana por E -que salvando la distancia temporal y estética recuerdan el mundo sonoro de Erik Satie- la singular emotividad del canto sobre la rítmica de pasos lentos y síncopas de Passione nostri Gesù Cristi o la magistral lección interpretativa de Franco Pavan con la tiorba en la Toccata Terza de Ascanio Mayone con claras referencias a grandes tiorbistas como Kapsberger y Piccinini.

            Emociones y sonidos para enmarcar en la memoria.

 
Luis Hidalgo Martín
(Publicado en El Norte de Castilla. martes 22-3-2016)
















(Fotos por Josechu Egido - Histéricas Grabaciones)




No hay comentarios:


Ilidio Hidalgo

soledad