miércoles, 8 de abril de 2009

Filigrana especulativa
















27 Semana de Música Sacra de Segovia

Dialogos Ensemble

Clara Coutouly, Els Jansen y Aurore Tillac, voces

Catarina Livljanic, dirección y voz

Polifonías francesas e inglesas en torno al año mil

San Juan de los Caballeros



Al igual que el siglo XIV, las primeras décadas del XVII o los años finales del XIX y comienzos del XX, los albores del segundo milenio destacan por su carácter experimental. Son épocas de cambio y de búsqueda de nuevos caminos que marcarán de manera indeleble el futuro del arte musical y que contienen muchas de las claves de la actualidad.

La Semana de Música Sacra, en su segunda sesión, nos brindó la oportunidad de remontarnos mil años y disfrutar con algunos de los más hermosos sonidos de la historia en una interpretación modélica y de auténtico lujo a cargo de Dialogos Ensemble.

La maravillosa configuración del programa nos llevó a través de las primeras polifonías que de manera consciente e intencionada comienzan a ser experimentadas en los monasterios franceses y que posteriormente irán extendiéndose hacia Inglaterra, España e Italia, principalmente.

Si la creación musical a principios del segundo milenio tiene un carácter marcadamente especulativo no lo tiene menos la reconstrucción del repertorio, pues la interpretación de la escritura neumática plantea muchos misterios a los que, poco a poco, la musicología moderna intenta dar respuestas que, aunque no exentas de cierta polémica, sí parecen acercarse a lo que debió ser el ideal sonoro de la época.

Aunque las voces masculinas pudieron ser más usuales en estas músicas, la propuesta de Dialogos Ensemble y su directora Katarina Livljanic es de una coherencia absoluta además de una lección de estética e interpretación.

La pureza de las voces de las cuatro cantantes aporta una claridad extrema a la polifonía. Sorprende cómo voces que individualmente tienen diferentes características son capaces de confluir en unísonos que se convierten en auténticos oasis de reposo tras las cristalinas filigranas armónicas. La afinación perfecta, clarísima dicción del latín, gran variedad dinámica, aprovechamiento del espacio sonoro para la creación de efectos acústicos y un empleo sucinto, pero efectivo, de la gestualidad dotan a sus interpretaciones de conmovedora expresión que se vio reflejada en los clamorosos aplausos y bravos de un público entusiasmado como pocas veces he visto en espectáculos de este tipo.


Luis Hidalgo Martín

El Norte de Castilla

No hay comentarios:


Ilidio Hidalgo

soledad