martes, 19 de enero de 2010

Ensueño










María Rosa Calvo Manzano, arpa
Obras de: Haendel, Dussek, Nadermann, Godefroid, Hasselmans, Dubez, Spohr, Piern, Saint-Sans y Calvo-Manzano
Teatro Juan Bravo de Segovia


El segundo concierto de la temporada de la Sociedad Filarmónica nos trajo a una de las grandes damas de la música española, María Rosa Calvo Manzano, toda una institución en el mundo del arpa, un instrumento tan fascinante como desconocido que gracias a la labor de la gran intérprete, pedagoga y divulgadora madrileña se nos muestra más cercano y bello.
Desde que a los doce años ofreciera en la sala Sirenas su primer concierto en nuestra ciudad, han sido once las veces que Calvo Manzano ha actuado para la Filarmónica haciendo gala siempre de su elocuencia, didáctica y, lo mejor de todo, su profundo amor por el arpa y su solidez artística.
El programa presentado el miércoles en el Juan Bravo fue una auténtica antología de la música para arpa desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Ya la 'Chacona en do' de Haendel, arreglada por la propia arpista, nos mostró la belleza tímbrica del instrumento y una particular forma interpretativa que dejando en un segundo plano la adecuación estilística opta más por la búsqueda del color y el realce del aspecto expresivo.
La 'Sonata' y la 'Sonatina', ambas en tonalidad menor, de Dussek y Nadermann respectivamente, nos acercaron al lenguaje más puramente clásico y se distinguieron por una asombrosa transparencia y cierto tinte nostálgico en sus tiempos lentos.
Los evanescentes arpegios y los sutiles armónicos del 'Estudio de concierto' de Godefroid mostraron una inspiracin en la línea de Chopin. Más tradicionales fueron las 'Dos canciones sin palabras' de Dubez, mientras que muy interesantes por dinámica y recursos expresivos, a la vez que muy ilustrativas de sus respectivas condiciones estilísticas, resultaron las 'Fantasías' de Spohr y Saint-Saens. Un expresivo vals y una malagueña, de gran hondura en las falsetas, reunidas bajo el título 'Dos piezas' sirvieron para mostrarnos las dotes de compositora de María Rosa Calvo Manzano además de cerrar el programa oficial, que tuvo que prolongarse con sendas propinas del Padre San Sebastián y Gerardo Gombau. Pero sin duda lo mejor del concierto residió en las obras de corte impresionista como 'La Source' de Alphonse Hasselmans, una fascinante evocación de inagotable energía, y el 'Impromptu Capricho' de Gabriel Pierné, auténtica maravilla de sorprendente efecto, belleza y ensueño.

Luis Hidalgo Martín

No hay comentarios:


Ilidio Hidalgo

soledad