sábado, 25 de julio de 2009

Bienintencionado




































40 Semana de Música de Cámara
Concierto de profesores del II Curso Internacional de Música
Sergio Castro y Elvira López, violines
Patricio Díaz, viola
María Isabel Quirós, violonchelo
Manuel Tévar, piano
Obras de Piazzolla, Tévar, Schumann, Saint-Saens y Haydn
San Juan de los Caballeros

La Semana de Música de Cámara fue clausurada con un concierto a cargo de los profesores del segundo Curso Internacional de Música 'Ciudad de Segovia', que en estos días viene desarrollándose en la capital.
Aunque bienintencionada, no parece que ésta sea la mejor manera de cerrar un ciclo que ha mantenido un altísimo nivel en todas sus sesiones y que ha transitado en bastantes momentos por sendas de absoluta excelencia, especialmente en el concierto del pianista Luis Fernando Pérez.
Quizás la ausencia de nombres más conocidos entre los intérpretes y la confección de un programa sin gran entidad, con obras o fragmentos agradables pero cogidos de aquí y de allá que daban sensación de simple relleno, hizo que la afluencia de público fuera escasa. Pero si en otras ocasiones, con estos mismos mimbres, hemos podido disfrutar de conciertos memorables, cabría preguntarse qué es lo ha fallado.
En numerosas ocasiones he asistido a cursos en los que he podido comprobar cómo grandes músicos, después de dar una clase auténticamente magistral por su capacidad orientativa, estimulativa y técnica, ofrecían un concierto poco satisfactorio, o incluso decepcionante; y es que la actividad concertística es absolutamente exigente y en determinados momentos incompatible con la enseñanza.
Posiblemente la falta de concentración en el aspecto interpretativo y falta de ensayo hicieron que el desarrollo, tanto de aquellos, como de éste concierto, se redujese a una sucesión de lecturas de gran corrección técnica pero carentes de emoción.
No sería justo finalizar estas líneas sin mencionar el interés de las 'Escenas de la Puebla de Cazalla' -interpretadas al piano por el propio autor Manuel Tévar-, sugerentes y en las que se adivinan ecos profundamente españoles; y la serena atmósfera creada en el andante de uno de los más frecuentados cuartetos de Haydn, el op. 76 nº 2 'Las quintas', en claro contraste con la acertada contundencia del, casi grotesco, canon del menuetto.

Luis Hidalgo Martín

No hay comentarios:


Ilidio Hidalgo

soledad