jueves, 29 de julio de 2010

En fase de espera


41 Semana de Música de Cámara de Segovia
Alexander Sinchuk, piano
Obras de Schumann y Chopin en el bicentenario de su nacimiento
Patio de Armas de El Alcázar

El joven pianista ruso Alexander Sinchuk actuó el lunes en el Patio de Armas de El Alcázar con un programa que rendía homenaje a Robert Schumann y Frederick Chopin con motivo del bicentenario de su nacimiento. Precedido de un currículo impresionante y presentado en los medios como uno de los pianistas con un futuro más prometedor, era grande la expectación creada entre los asistentes.
En los últimos tiempos estamos asistiendo a una gran proliferación de pianistas con una impresionante técnica mecanicista pero faltos de la experiencia vital y el aliento expresivo necesario para alcanzar una interpretación trascendente. Por lo escuchado a Sinchuk, he de decir que en el momento actual puede ser encuadrado en este grupo, si bien es justo reconocer que la juventud (22 años) aún es una baza a su favor.
La falta de unidad interpretativa en las obras y una expresión general cohibida, aunque con algunos arranques de furia, fueron los problemas más evidentes. 'Las escenas infantiles' de Schumann resultaron un tanto anestesiadas por la falta de contrastes y del sutil juego rítmico que debe animar tan descriptiva recreación del universo infantil, mientras que los complejos 'Estudios sinfónicos', interpretados con arrojo, tuvieron un discurso un tanto fragmentado. La segunda parte dedicada a Chopin resultó algo más convincente. La 'Polonesa Op. 53, Heroica', fue brava y un precipitado Vals del Opus 18 dio paso al momento realmente mágico del concierto, que coincidió con el 'Vals nº 2 Op. 64' en el que se dieron cita un fraseo elegante y de alto contenido poético y un sonido de gran belleza y equilibrio. Finalmente, la 'Balada nº 4 en Fa menor, Op. 52' volvió a transitar por un camino repleto de resueltos efectos virtuosísticos, pero falto de lugares para la contemplación y la emoción.
Los aplausos de un público menos numeroso que en conciertos anteriores fueron agradecidos con un 'Estudio' de Chopin poniendo fin así a la demostración de un gran talento a la espera de maduración.

Luis Hidalgo Martín (El Norte de Castilla)


No hay comentarios:


Ilidio Hidalgo

soledad