viernes, 25 de julio de 2014

Intensidad


Intensidad


45 Semana de Música de Cámara de Segovia
Paula Coronas, piano
Obras de Soler, Liszt, Debussy, Scriabin, Turina, García Abril y Granados
San Juan de los Caballeros - Museo Zuloaga

Luis Hidalgo Martín

            Uno de los conciertos obligados en la Semana de Música de Cámara ha sido desde sus orígenes el dedicado al recital pianístico. Por aquí han pasado muchas de las grandes figuras nacionales del instrumento y, de vez en cuando, también algunos de los más relevantes pianistas internacionales. Algunos han sido homenajeados en el declive de su trayectoria, otros nos han cautivado en su momento de esplendor y otros, los que siempre más me han gustado, nos han visitado en el momento, no de inicio de su carrera, pues en el oficio de músico suele coincidir con la adolescencia, sino de su proyección hacia una dimensión superior. El concierto de la pianista malagueña Paula Coronas en esta 45 edición de la Semana de Música de Cámara sería representativo del tercer caso comentado, pues aunque es una artista de gran experiencia, técnica y erudición, su alta calidad artística no creo que haya tocado techo aún, por lo que sus expectativas futuras hacen albergar esperanzas de momentos muy felices, principalmente en el repertorio español para el que parece especialmente dotada por su sensibilidad y carácter.    
            Aunque este año la iglesia de San Juan de los Caballeros sólo haya acogido este concierto, puede decirse que es el marco referencial, junto con el Patio de Armas de El Alcázar, de la Semana de Música de Cámara. Y en este entorno maravilloso es donde Paula Coronas nos comentó e interpretó un programa dedicado a los grandes innovadores del teclado en el que, como si de un selecto banquete se tratara, pudimos degustar deliciosos manjares gustosamente sazonados por la pianista andaluza. Del detallado fraseo de la Sonata en Re de Antonio Soler pasamos al revolucionario mundo sonoro de el Valle de Oberman de Franz Liszt para posteriormente deslumbrarnos con la pirotecnia del preludio Fuegos de Artificio de Claude Debussy, tomar respiro con la evocación chopiniana del Nocturno para la mano izquierda de Alexander Scriabin y de nuevo una apuesta por el virtuosismo con el impresionante crescendo continuo de Vers la Flamme del mismo autor ruso.
            En la segunda parte, dedicada a la música española, no decayó el nivel de exigencia con el magistral retrato psicológico de la primera serie de Mujeres españolas de Joaquín Turina y el contundente Allegro de concierto de Enrique granados sirviendo de marco a las bellísimas Tres Baladillas de Antón García Abril. Fue en esta parte donde pudimos disfrutar de lo mejor de Paula Coronas por su sentido rítmico, luminosidad tímbrica -aunque en algunos pasajes excesivamente reverberante para la sala- derroche técnico, intensidad expresiva y compromiso con un repertorio que no es fácil de escuchar en las salas de conciertos.
            El público, que casi llenaba el aforo de San Juan de los Caballeros, aplaudió enérgicamente obteniendo tres generosas propinas de Paula Coronas, con obras de Isaac Albéniz y José Muñoz Molleda, que pusieron fin a una intensa noche pianística.   



San Juan de los Caballeros - Museo Zuloaga




Segovia desde el aire



No hay comentarios:


Ilidio Hidalgo

soledad